Diagnóstico De La Infección Por Helicobacter Pylori En Niños Mediante La Detección De Antígenos En Deposiciones

- Jul 08, 2016-


Diagnóstico de la infección por Helicobacter pylori en niños mediante la detección de antígenos en deposiciones



La infección por Helicobacter pylori alcanza prevalencias de 70% a 90% en países en desarrollo, adquiriéndose a edades tempranas y persistiendo de manera crónica, a menos que sea erradicada con un tratamiento antibiótico específico. La mayoría de los infectados permanecen asintomáticos, sin embargo, 20% de ellos desarrollará alguna de las complicaciones propias de la infección, tales como úlcera péptica, adenocarcinoma gástrico o linfoma asociado a mucosas.


La ruta de transmisión de la bacteria es controversial, se han propuesto principalmente dos vías; la oro-oral, puesto que se ha podido identificar la presencia de H pylori en la placa dental y la vía oro-fecal, ya que se ha logrado aislar la bacteria a partir de muestras de deposiciones de sujetos infectados. Independiente de la ruta de transmisión, existe evidencia acerca de la asociación que representaría el pertenecer a niveles socioeconómicos bajos respecto de la prevalencia de la infección.


El diagnóstico de la infección se realiza mediante métodos invasivos, que incluyen la biopsia obtenida por endoscopia, entre ellos se incluyen: cultivo, histología, test de ureasa y PCR; y los métodos no invasivos, que prescinden de la biopsia, tales como serología (para IgG e IgA), test de urea en aire espirado y la detección de antígenos de H pylori en las deposiciones. A pesar de existir muchos métodos diagnósticos, ninguno es considerado como estándar y generalmente la infección se establece con la combinación de algunos tests invasivos para propósitos clínicos y no invasivos para fines epidemiológicos.


El diagnóstico de la infección por H pylori ha probado ser más difícil en niños que en adultos. Revisiones extensas han descrito la existencia de pocos estudios que validan la efectividad de los distintos métodos no invasivos para establecer el diagnóstico de la infección en niños. Por tanto, es necesaria la búsqueda de métodos diagnósticos no invasivos que sean indoloros, seguros, de bajo costo y de fácil uso en población pediátrica, tanto con fines epidemiológicos como clínicos. De este modo, el objetivo de este estudio fue evaluar la utilidad diagnóstica de la detección de antígenos de H pylori en deposiciones (HpSA) y compararla con los métodos invasivos: histología, test de ureasa y serológicos (IgG e IgA), estableciendo así, el real aporte de estos métodos en el diagnóstico de la infección en población pediátrica chilena.


PACIENTES Y MÉTODO

Pacientes. En forma prospectiva, fueron incluidos en forma consecutiva en este estudio un total de 39 niños referidos a endoscopia digestiva alta, previo consentimiento informado de los padres y de acuerdo a las normas éticas internacionales y al comité de ética local. El criterio de inclusión para los pacientes consistió en la sospecha de enfermedad péptica que comprendiese al menos uno de los siguientes antecedentes: hematemesis, pirosis/epigastralgia, dolor abdominal nocturno, vómitos crónicos asociados a la alimentación, sospecha de recidiva de úlcera péptica o dolor abdominal recurrente en un niño con un familiar directo con úlcera péptica. Se excluyó a aquellos pacientes que hubieran recibido alguna terapia previa con antibióticos o inhibidores de la bomba de protones en el último mes. Los procedimientos endoscópicos fueron realizados en el Hospital Clínico de la Pontificia Universidad Católica en Santiago de Chile.


Diagnóstico de la infección por H pylori por métodos invasivos. Durante la endoscopia, se obtuvieron 2 biopsias antrales para determinar la presencia de infección mediante el test de ureasa y la tinción histológica. El test de ureasa (Prontodry, Ecifarma) se incubó a temperatura ambiente, considerando un resultado positivo el cambio de color de amarillo a rojo, 24 h después de tomada la muestra. Para la histología, se prepararon frotis a partir de secciones de tejido gástrico fijados en formalina y embebidos en parafina, teñidos con hematoxilina-eosina. Los frotis fueron examinados por dos patólogos para determinar la presencia de H pylori y patologías asociadas, en desconocimiento del resultado del test de ureasa. La identificación de la bacteria se realizó a partir de sus características morfológicas y su ubicación anatómica.


Test de antígenos en deposiciones (HpSA). Las muestras frescas de deposiciones fueron traídas por los padres de los menores la semana siguiente a la endoscopia y refrigeradas a -20°C hasta el momento de la realización del test. El test HpSA ELISA (Premier Platinum HpSA, Meridian Diagnostics, Ohio; EEUU) se realizó de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Los resultados fueron medidos espectrofotométricamente a 450/620 nm. El valor de corte para considerar la muestra positiva fue ž0,120 nm de densidad óptica.


Evaluación de la respuesta inmune para H pylori. Las muestras de sangre se obtuvieron al inicio de la endoscopia al momento de ser puncionado el niño para la sedación endovenosa, siendo los sueros refrigerados a -70°C hasta el momento del desarrollo del test. Los anticuerpos IgA e IgG específicos anti-H pylori se midieron con el método ELISA (ImmunoLISA H pylori Orgenics, Massachussets, EEUU), siguiendo las instrucciones del fabricante. Los resultados fueron obtenidos espectrofotométricamente a 450/620 nm y luego calculadas las concentraciones mediante extrapolación en una curva estándar. Los valores de corte para los tests fueron obtenidos mediante curvas ROC (Receiver Operating Characteristic Curves), en: >5,4 UA/ml para IgA y >20,4 UA/ml para IgG.


Estadística. Los valores de sensibilidad (S), especificidad (E) y valores predictivos positivos (VPP) y negativos (VPN) para test de antígenos en deposiciones HpSA y el test de ELISA para IgG e IgA se calcularon mediante la determinación de curvas ROC, respecto del criterio descrito para determinar la infección por H pylori por los métodos invasivos.