Prueba De Elisa En Deposición Para Detectar Infección Por Helicobacter Pylori

- Jul 13, 2016-

Prueba de Elisa en deposición para detectar infección por Helicobacter pylori


Antonio Morales B, Carmen Hurtado H, Ana María Madrid S, Cristián Pimentel S y María Nelly Espinosa P.

El Helicobacter pylori (HP) se encuentra en el estómago humano. La infección afecta 70 a 90% de la población de los países en desarrollo y entre 25 a 50% en los países desarrollados1,2. En los países en desarrollo, la infección afecta a niños desde los primeros años de vida3-5. En Chile, la infección por Helicobacter pylori es frecuente, afectando a un número importante de población adulta e infantil6-8.

El pronóstico de los individuos infectados es incierto, la infección cursa en la mayoría de los casos en forma asintomática, pero se asocia con gastritis (histológica), con enfermedad ulcerosa gastroduodenal y tumores gástricos (adenocarcinoma, linfoma)9. Se han comunicado además, diversas patologías asociadas a esta infección, como diarreas en niños10, enfermedades alérgicas11 y coronarias12.

La infección compromete igualmente ambos sexos, pero la condición socioeconómica baja y el pertenecer a ciertos grupos étnicos favorecería la adquisición a más temprana edad13,14. Al parecer la especie humana sería el reservorio de esta bacteria, ya que con excepción de gatos en circunstancias especiales15, no se la ha encontrado en otros animales.

La vía de adquisición más importante sería la feco-oral, por aguas contaminadas o contagio intrafamiliar. Otras vías serían, la oro-oral, factores ocupacionales, mataderos, vectores, como moscas16 o por transmisión iatrogénica a través de instrumentos que se utilizan en endoscopias digestivas altas, pudiendo afectar a los pacientes, al personal auxiliar y especialmente a los endoscopistas17.

Por lo anterior es importante hacer el diagnóstico, reconocer la infección anticipadamente y evaluar su evolución post tratamiento. En la actualidad el diagnóstico se realiza por: métodos directos (biopsia, cultivo, o frotis teñido de mucosa gástrica) y métodos indirectos (actividad ureásica de la mucosa, o en prueba de aire espirado, después de administrar urea marcada o la medición de anticuerpos anti HP séricos). Mientras las primeras técnicas son invasivas (requieren endoscopia), las segundas no detectan al microorganismo mismo.

Recientemente se ha introducido un inmunoensayo destinado a la detección de antígenos específicos de HP en deposiciones. Esta prueba sería de utilidad para diagnosticar infección activa y mostraría una buena sensibilidad y especificidad al compararla con los métodos tradicionales o con PCR18.

El objetivo de este estudio fue evaluar la sensibilidad y especificidad de esta nueva técnica para medir antígenos de HP en las deposiciones, en relación a los métodos habituales de diagnóstico utilizados en nuestro Centro.

MATERIAL Y MÉTODO

Se estudiaron 104 pacientes con síntomas digestivos sugerentes de enfermedad ulcerosa, dispepsia o reflujo que requirieron de una endoscopia digestiva alta y que aceptaron, previa información, participar en este estudio. Se consignaron datos de: sexo, edad, diagnóstico endoscópico y se les solicitó una muestra de deposición contemporánea a la endoscopia, previo a toda terapia.

Se obtuvieron biopsias de cuerpo y antro del estómago durante la endoscopia, para hacer la prueba de ureasa rápida y preparar los frotis, teñidos con May Grunwald-Giemsa. La medición del HP en las deposiciones se realizó con un inmuno ensayo enzimático tipo Sandwich (HpSA, Premier PlatinumMeridian Diagnostic Inc. Cincinnati, Ohio), en el cual las deposiciones son homogenizadas y diluidas, se las pone en contacto simultáneamente con anticuerpos anti HP (adosados en una microplaca de ELISA) y con anticuerpos anti HP conjugados con una enzima. Para revelar el complejo formado cuando la reacción es positiva, se agrega un sustrato que reacciona con la enzima desarrollándose un color proporcional a la presencia de antígenos de la bacteria.

Los resultados se expresaron como sensibilidad, especificidad y valores predictivos positivo y negativo, en relación a los resultados de prueba de ureasa y presencia de la bacteria en las biopsias.

RESULTADOS

El grupo de estudio estuvo constituido por 54 mujeres y 50 hombres, con un rango de edad entre 6 y 78 años; 83 pacientes fueron positivos y 21 negativos con las pruebas de ureasa y frotis. El antígeno HP se detectó en 81/83 muestras de deposiciones en los pacientes positivos y no se encontró en 16 de los 21 negativos, sin embargo, 5 muestras positivas para antígeno HP en deposiciones, fueron negativas por los otros métodos (Tabla 1). La sensibilidad con este método fue del 97,6% y la especificidad del 76,2%, siendo el valor predictivo positivo (VPP) de 92,4% y el valor predictivo negativo (VPN) del 88,9% (Tabla 2). El antígeno de HP se encontró en el 100% de los casos con úlcera gastro-duodenal (UGD) y en las hipertrofias nodulares linfoides (HNL), en el 71% de pacientes con gastroduodenitis erosiva (GDE) y en el 63% de las endoscopias consideradas normales. Se observó una mayor prevalencia de antígeno de HP en las deposiciones con el aumento de la edad de los pacientes.



DISCUSIÓN

La ventaja de una prueba de detección de antígenos bacterianos en las deposiciones reside en demostrar su presencia (aunque no su viabilidad), obviando procedimientos invasivos o meramente indirectos. En nuestro estudio, se detectó la presencia del antígeno HP en las deposiciones en las 81/83 muestras que tenían las dos pruebas positivas (ureasa rápida y frotis) y en 5 muestras de 21 que fueron negativas. El uso de un inmunoensayo enzimático para la detección de antígenos específicos del Helicobacter pylori en las deposiciones, demostró ser una técnica sensible y específica (97,6 y 76,2% respectivamente). Con algunas ventajas, como la facilidad para la recolección de la muestra, su procesamiento y los costos menores respecto a los exámenes que se utilizan en la actualidad19. Hasta el presente los métodos diagnósticos de la infección por Helicobacter pylorihan sido predominantemente invasivos, requieren endoscopia (histología, cultivo, frotis teñido) o bien, si son no invasivos (prueba de aire espirado después de ingestión de urea marcada o serología), son indirectos, basados en la producción de ureasa anticuerpos específicos y no en la detección de la bacteria misma.

Nuestro estudio demostró valores predictivos altos (VPP= 94% y VPN= 89%) similares a los descritos en diversas publicaciones (Tabla 3)20-30. Es importante mencionar que la positividad de las técnicas utilizadas para comparar este nuevo método, dependen directamente de la cuantía y lugar de la biopsia, y es probable que la positividad del HP en las deposiciones de los 5 pacientes, negativos con las pruebas de comparación, sea real. Por otro lado, existen sospechas, que formas cocoides, que al microscopio no son helicoidales, que no tienen actividad para ureasa y son negativas en el cultivo, puedan ser causales de esta aparente disparidad27-30. Queda por estudiar si estas formas cocoides, pueden ser la causa de "reinfecciones" después de un tratamiento de aparente "erradicación", como se menciona en los estudios de seguimiento de terapias. En tal caso, la detección del antígeno de HP en las deposiciones podría ser un método más seguro y precoz que los métodos hasta ahora empleados, ya sea para establecer el diagnóstico, o para comprobar la erradicación.


En coincidencia con la literatura se encontró en nuestro medio una elevada frecuencia de infección, aun en pacientes sin lesiones endoscópicas (63%), pero la mayor presencia estuvo en pacientes portadores de úlceras gástricas y duodenales o con una hiperplasia linfática de la mucosa (100%)6-8. También se observó que a mayor edad, los pacientes presentaron mayor frecuencia de infección con HP, salvo después de los 60 años.

Este estudio demostró que la técnica de la pesquisa de antígenos en las deposiciones tiene una muy buena sensibilidad y especificidad. Es de fácil manejo para el paciente y el laboratorio y podría ser aplicada en estudios a población general.